20 de septiembre de 2014

La cueva de las manos

Las huellas de las manos de nuestros antepasados en las cuevas es algo bastante común. Pero no por ello menos fascinante. Testimonios de más de 30.000 años de antigüedad presentes en muchos continentes, en cavernas donde estos pueblos nos dejaron un maravilloso recuerdo pictórico de su arte y sus costumbres. Pero si hay un lugar donde este fenómeno es verdaderamente especial, es en la “Cueva de las manos” en Santa Cruz, Patagonia.

Las huellas de nuestros antepasados
La “Cueva de las Manos” se encuentra concretamente en el Río Pinturas, en la provincia de Santa Cruz,Argentina. Cientos de manos esparcidas por las paredes, los techos y en cada espacio donde estos cazadores recolectores podían alcanzar, hace ya unos 13.000 años.
Puede que alguna vez te hayas preguntado por el modo en que realizaron estas curiosas pinturas. Muy fácil y a la vez sorprendente: utilizaban tubos de hueso mediante los cuales, soplaban para pulverizar la pintura en la pared de la cueva utilizando sus propias manos como plantillas. De ese modo quedaban impresas sus siluetas. 


Quienes han tenido la suerte de ver la cueva en persona, quedan impresionados al contemplar la entrada, ahí donde ya podemos admirar una pared de roca cubierta por muchas, muchísimas plantillas de las manos. Llama la atención el hecho de que la mayoría de las manos sean izquierdas ¿Sabes la razón? En efecto, has acertado, porque los artistas realizaban la  pulverización con el hueso con la mano derecha, lo cual quiere decir que la mayoría de nuestros antepasados eran diestros.
¿Y de qué estaban elaboradas estas pinturas para ser capaces de perdurar hasta la actualidad?  Estas pinturas fueron realizadas con pigmentos minerales naturales como los óxidos de hierro para el rojo y púrpura, el caolín para el blanco, o el óxido de manganeso para el negro. Toda una sofisticación para un resultado más que excelente y dotado de una gran belleza.


En esta cueva, además de ese oleaje maravilloso de manos, también podemos encontrar representaciones deseres humanos en escenas de caza, escenificando ataques y emboscadas. También hay animales como felinos o  ñus, y extrañas  formas geométricas, patrones en zigzag y curiosas representaciones del sol.  ¡Toda una galería de arte!



Según nos dicen los expertos las pinturas pertenecerían a tres culturas diferentes en vista del tipo de dibujos representados. El primer grupo de humanos serían seguramente cazadores de larga distancia. Los segundos serían los responsables de las famosas pinturas de las manos, ahí donde ya no parecían interesarles tanto el representar escenas de caza, sino que estaban más fascinados por dejar el testimonio de sus propias manos. También se identifica un tercer grupo, donde su arte, era ya más esquemático, donde parecían jugar con formas zoomorfas y figuras antropomorfas. Es decir, de algún modo, esta cueva argentina fue un refugio donde varios grupos de nuestros antepasados gustaron de dejar testimonios de su arte respetándose los unos a los otros, mezclando dibujos y escenas. Todo un tributo a nuestro arte, cultura e historia, que bien vale la pena conocer. Fuente: supercurioso

No hay comentarios:

Publicar un comentario