17 de febrero de 2014

Estilo gótico, ¡vaya insulto!

El estilo gótico, en lo que al mundo del arte se refiere, es uno de los más conocidos y reconocidos en la actualidad. Algunas de las obras maestras de la historia del arte están enmarcadas dentro de este estilo, que nació en la baja Edad Media y se extendió hasta el siglo XVI. Pero en su momento algunos de los hombres más formadas del mundo del arte eran contrarios a ese movimiento artístico y precisamente uno de ellos usó por primera vez la palabra gótico para definirlo, de manera despectiva.



Ese hombre fue nada más y nada menos que Giorgio Vasari, artista e historiador italiano del siglo XVI, que es muy conocido por sus biografías de los grandes artistas de su tiempo. Por lo tanto, no hablamos de un inculto o un hombre ajeno al arte, sino de todo lo contrario. Fue Vasari el primero que utilizó el término gótico para referirse al tipo de arquitectura a la que hoy concedemos ese apellido. Lo hizo en torno al año 1550 y su objetivo era advertir a todos de la zafiedad y poca altura de miras de sus formas.

El término gótico proviene de los godos y con él venía a decir nuestro protagonista que aquel arte era digno de bárbaros y monstruos, de aquellos hombres del norte que pensaban más en invadir y saquear que en buscar la belleza y rememorar la perfección de las obras clásicas, de la antiguas Grecia y Roma.


Parece claro, con la perspectiva que nos dan los años, que Vasari no triunfó en su ataque del gótico ya que ese tipo de arquitectura triunfó por todo el oeste de Europa y, es más, Vasari dio sin querer nombre al estilo. Aunque, en realidad, en el comienzo del uso del término, gótico fuera más bien un insulto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario