21 de enero de 2014

El pingüino emperador se muda

Adaptarse o morir. El pingüino emperador (Aptenodytes forsteri) parece tener clara esta máxima de la naturaleza y no duda en modificar sus costumbres ante los cambios en su entorno. Así lo ha observado un equipo de científicos que monitoriza sus pasos durante el gélido invierno antártico utilizando las imágenes recabadas por satélites. Según recogen en un estudio publicado en la revista PLOS ONE, varias colonias de pingüino emperador, una especie que sólo vive en la Antártida, reaccionaron ante el retraso en la congelación del suelo marino (en el que habitualmente pasan la temporada de reproducción y cría) desplazándose a plataformas de hielo glacial de difícil acceso para ellos. 


Hasta ahora, se consideraba que la inmensa mayoría de estos animales vivían en el hielo marino, como mostraban 44 de las 46 colonias de emperador localizadas. Las dos comunidades restantes eran de pequeño tamaño (con 250 y 2.900 parejas respectivamente): una de ellas vivía en un lago helado mientras que la otra había elegido una roca. Se estima que la población media de una colonia ronda las 5.500 parejas. Un adulto mantiene caliente a su retoño.BAS Para sorpresa de los científicos, no parece que los 30 metros de altura que tuvieron que escalar los pingüinos para llegar al acantilado glacial (unas formaciones que pueden alcanzar los 60 metros) fueran un obstáculo insalvable para estas aves, que no pueden volar y superan el metro de altura. Y es que, aunque el emperador es un excelente buceador capaz de sumergirse a más de 500 metros de profundidad para buscar alimento, es poco ágil cuando se mueve por tierra. De hecho, tienen fama de ser bastante torpes cuando están fuera del agua, donde cazan la comida con la que alimentan a sus retoños. 


Se reproducen en invierno «El emperador es la especie más grande de pingüino, y también es la que, de media, se sitúa más al sur durante su temporada de reproducción. Pero lo que realmente les hace únicos es que se reproducen durante el invierno antártico y no lo hacen en tierra firme, sino en el hielo marino», explica a EL MUNDO Peter Fretwell, investigador de la British Antarctic Survey (BAS) y autor principal de este estudio realizado conjuntamente con la Australian Antarctic Division y la Universidad de California, en San Diego. Una colonia de pingüinos emperador en la AntártidaBAS Mientras otras especies de pingüinos aprovechan el verano antártico (entre diciembre y marzo aproximadamente) para reproducirse, el emperador prefiere el invierno. Habitualmente es en abril cuando llegan a estas zonas cubiertas por hielo marino que suelen permanecer congeladas hasta diciembre, cuando a los polluelos ya les han crecido sus propias plumas. 

Su vulnerabilidad ante el aumento de las temperaturas es, por tanto, grande, pues si el hielo se fractura demasido pronto durante la estación de reproducción se traduce en una alta mortalidad entre los recién nacidos de la colonia. Tras poner un único huevo, la hembra se marcha enseguida para cazar durante varios meses. Mientras tanto, el macho mantiene caliente el huevo, sujetándolo sobre sus patas y abrigándolo con sus plumas. Una tarea que le deja exhausto y le hace perder mucho peso. Cuando regresan las hembras para tomar el relevo, son ellos los que se van hacia mar abierto para cazar peces, crustáceos y cefalópodos y recuperar peso. Menos meses de hielo En concreto, las imágenes por satélite analizadas permitieron localizar en plataformas glaciales a cuatro colonias de pingüinos emperador durante la temporada de reproducción de 2011 y 2012. Esta especie acostumbra a pasar este periodo sobre hielo marino, pero en esos dos años la capa helada se formó un mes más tarde de lo que es habitual en el este de la Antártida. Los científicos creen que ésta fue la razón por la que se mudaron las colonias. Por ejemplo, una de ellas, compuesta por 6.470 parejas, había permanecido en la misma zona de hielo marino durante los inviernos de 2008, 2009 y 2010. Sin embargo, en 2011 fue localizada a una distancia de 15 kilómetros al sur de su hogar habitual y encima de un acantilado de hielo. Un lugar al que regresaron en 2012. 'Espíados' por los satélites Sin las observaciones por satélite, dicen los autores del estudio, estos movimientos no habrían sido detectados. Es por ello por lo que no pueden dar por sentado que este comportamiento se esté dando también en otras comunidades de emperador y otras especies de pingüinos. «Por el momento no conocemos las trayectorias de otras poblaciones», dice Fretwell, que calcula que en la actualidad hay alrededor de 600.000 emperadores. Vistá aérea de una colonia de pingüinos.BAS Por lo que respecta a los cambios en el clima, el investigador aclara que la extensión de hielo marino «es muy variable» y registra grandes diferencias anuales: «En las últimas décadas hemos visto cómo en algunas zonas de la Antártida aumenta y en otras disminuye. En el Hemisferio Sur no hemos visto todavía una reducción masiva de hielo como hemos presenciado en el Ártico. Sin embargo, todos los modelos actuales para las próximas décadas sugieren que perderemos grandes extensiones de hielo». 

El cambio en su comportamiento muestra que disponen de ciertos mecanismos para adaptarse, aunque Fretwell señala que aún no saben si los pingüinos y otras especies que dependen del hielo, como las focas (que son incluso menos ágiles y no pueden trepar hasta plataformas glaciales), serán capaces de sobrevivir si el hielo sigue derritiéndose: «Más preocupante aún es que el krill, que es el elemento clave en la cadena alimentaria antártica, también dependa del hielo, pues la reducción de las reservas [de estos bancos de crustáceos] tendría un impacto en la mayoría de los animales que viven en el continente», advierte. AUMENTO DE LAS TEMPERATURAS BAS Los cambios en el clima no sólo afectan a las especies que dependen del hielo. Según sostienen los científicos de la Universidad de Basilea que firman un estudio publicado también en PLOS ONE, están cambiando ya la distribución de plantas y animales en todo el mundo. Su investigación, centrada en Suiza, revela que algunas especies de mariposas, plantas y aves en ese país se trasladaron hacia zonas de mayor altitud entre 2003 y 2010. Tras estudiar 214 áreas, determinaron que a una altitud de 500 metros las plantas se habían desplazado de media ocho metros, las mariposas 38 metros y las aves 42 metros. «Los resultados muestran que los impactos biológicos del cambio climático no sólo se manifestarán a largo plazo. Animales y plantas están ya adaptándose al aumento de temperaturas a un ritmo sorprendente», dice Valentin Amrhein, autor principal del estudio. Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario