8 de noviembre de 2013

¡Descubierto un nuevo dinosaurio! El Rey del Gore...

Una nueva especie de dinosaurio fue encontrada en el Grand Staircase-Escalante National Monument, al sur de Utah. Esta especie, conocida como Rey del Gore, deambuló por el planeta entre 95 y 70 millones de años. Pertenece al grupo de carnívoros bípedos que vivieron durante el periodo Jurásico y Cretáceo.


El estudio de este ejemplar se llevó a cabo por el Bureau of Land Management y la Fundación Nacional para la Ciencia y fue dirigido por el Dr. Mark Loewen, quien es investigador asociado del Museo de Historia Natural de Utah y profesor adjunto en el Departamento de Geología y Geofísica de la Universidad de Utah.

Este enorme carnívoro habitó en lo que se conoce como Laramidia, una región de tierra alrededor de un pequeño mar interior de América del Norte y que dividió al continente en el periodo Cretáceo Tardío. Este feroz dinosaurio pertenece a la misma rama evolutiva del Tyrannosaurus rex.
Descubrimiento-de-un-nuevo-dinosaurio-el-rey-del-gore-1.jpg
Esta región fue muy prolífica en especies únicas de dinosaurios y fue crucial en la evolución de especies icónicas de dinosaurios como los que tenían cuernos como el Utahceratops y el Kosmoceratops o los que poseían mandíbulas de pato. Se ha determinado que fue en esta isla continental donde evolucionaron las especies de T. Rex.

El Lythronax argestes, que quiere decir Rey del gore de la región sur, poseía características únicas como un cráneo con un frente afilado que se engrosaba hacia atrás, haciendo que sus ojos se orientaran hacia el frente. Esto mismo lo diferencia y destaca de sus contemporáneos, como el Teratophoneus. Para el Dr. Loewen, esta peculiaridad le otorgaba una visión binocular con un amplio rango visual, lo que es muy benéfico para cualquier depredador.

La investigación también dictaminó que si bien estos ejemplares son del mismo grupo de carnívoros que los del norte de Laramidia, sus diferencias son notables para determinar que se tratan de especies diferentes. Los especímenes encontrados en Alaska difieren notablemente de los hallados en Nuevo México.


Desde los últimos catorce años, esta zona ha aportado mucha información acerca de estos prehistóricos reptiles. Futuras investigaciones deberán responder a las interrogantes del cómo y por que estas especies se diferenciaron entre sí. Gracias a los 1.9 millones de acres que componen el recinto arqueológico, las excavaciones dejarán al descubierto los secretos que estos animales han reservado desde hace millones de años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario