6 de octubre de 2013

España: Los peatones que cometan infracciones viales se someterán a controles de droga

El aumento de velocidad a 130 km/h en algunos tramos entrará en vigor con el nuevo Código de Circulación, que el Gobierno estima para el mes de marzo. Aumenta el importe de la sanción por conducir drogado o borracho hasta los 1.000 euros. 


El Gobierno le tiene declarada la guerra a las drogas al volante, pero también a los peatones. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha presentado el proyecto de ley sobre la ley de Tráfico y Seguridad Vialque, entre otras novedades incluye una subida de la velocidad máxima hasta los 130 kilómetros por hora en algunos tramos de autovía y autopista e incrementar de 500 a 1.000 euros la multa por alcoholemia. Pero también incluye novedades destinadas a reforzar la seguridad como la obligatoriedad de que los peatones que hayan cometido una infracción se sometan al control de drogas. Fernández Díaz ha explicado en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que en el año 2012 se realizaron un total de 10.000 controles de droga y que el 16% de los casos, que se hicieron al azar, dieron positivo; sin embargo, en los no hechos al azar, el porcentaje se incrementó hasta el 76%. "Son datos que ponen de manifiesto de conveniencia de mantener una tolerancia cero con la conducción bajo los efectos del alcohol". La prueba será mediante saliva como medio habitual y la de contraste será un análisis de sangre, con sanciones de 1.000 euros, el doble que hasta ahora. La actual regulación permite hacer este tipo de controles a los peatones únicamente cuando son víctimas o participan en la producción de un siniestro. Con la nueva ley de tráfico, el Gobierno dice haber cumplido con el trámite de audiencia y con la remisión al Consejo Consultivo, que ha informado positivamente, así como a asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico. Fruto del trámite, el Ejecutivo ha presentado tres novedades del proyecto de ley: el primero se refiere precismente a las drogas al volante. Así, se mantiene la prohibición de conducir con la presencia de drogas en el organismo, y se profundiza reglamentariamente, a diferencia de la actual situación en la que, a pesar de la prohibición la ausencia de reglamentación provocaba un vacío legal. Sin embargo, a propuesta del Ministerio de Sanidad, se permite conducir bajo los efectos de las drogas en caso de que exista "prescripción facultativa y una finalidad rehabilitadora". La segunda novedad de la norma se refiere a la velocidad máxima y a las sanciones. Así, se establece que si se incurre en exceso de velocidad, la multa conllevará sanción de pérdida de puntos siempre que se hayan superado los 150 km/h, con indepedencia de que el límite máximo sea de 120 o 130Km/h. En cualquier caso, esta reforma para ampliar la velocidad en determinados tramos sólo entrará en vigor una vez se haya aprobado el nuevo Código de Circulacion, algo que el ministro calcula para el próximo mes de marzo. Fernández Díaz ha querido insistir en la idea de que a pesar de que se eleve hasta los 130km/h, la ley no modificará el límite máximo de velocidad, que se mantendrá en los 120km/h con carácter general. En todo caso, el Gobierno estima que tendrá disponible en nuevo código a inicios del año 2014 y que se ha creado subcomisión para tratar cuestiones que deben incluirse en el nuevo reglamento, como el uso del casco en ciclistas. Así el ministro calcula un margen de tres meses de trabajos para definirlo y que entre en vigor. En el proyecto de ley aprobado este viernes también incluye otra novedad, que tiene que ver con la responsabilidad por atropellos cinegéticos (de animales). Así, con carácter general, esta responsabilidad será del conductor, pero si es consecuencia directa de la caza, el responsable ser el propietario del terreno, y si es por causa de deficiencias en el vallado, será del propietario de la vía. A pesar de que el Código de Circulación está aún por definir, Interior ha asegurado que el uso del caso para los ciclistas menores será obligatorio en vías urbanas. El ministro ha destacado los buenos datos de siniestralidad que viene registrando España en los últimos años y, aunque ha estimado que aún son muchas las víctimas de estos accidentes cada año, en el 2012 se registraron 1.304 en vías interurbanas, cifras similares a los de 1960, cuando el parque de vehículos del país era infinitamente menor. Además, ha avanzado la buena marcha también del año 2013 ya que a estas alturas del año "estamos en un 17% menos (de accidentes) que en el año anterior". Fuente: LaVanguardia 

No hay comentarios:

Publicar un comentario