21 de octubre de 2013

El currículum vitae de Leonardo da Vinci: un ejemplo a seguir

Como no podía ser de otra manera, y para mostrar cómo incluso un genio universal como Leonardo da Vinci tiene que saber venderse, os voy a mostrar el mejor y más claro ejemplo en la historia de los curriculum. Más que un curriculum al uso, podríamos denominarlo “solicitud de empleo” , pero al fin y al cabo, la finalidad, el resultado que buscamos, es el mismo: conseguir algo de alguien. En este caso, un trabajo.


Esta es la carta íntegra que Leonardo da Vinci mandó al duque de Milán Ludovico Sforza el Moro:

"A Ludovico el Moro:

Después, Señor mío ilustrísimo, de haber visto y examinado ya suficientemente las pruebas de cuantos se reputan maestros en la construcción de aparatos bélicos, y de haber comprobado que la invención y manejo de tales aparatos no traen ninguna innovación al uso común, me esforzaré, sin detrimento de nadie, en hacerme oír de Vuestra Excelencia para revelarle mis secretos; ofreciéndole para la oportunidad que más le plazca, poner en obra las cosas que, en breves palabras, anoto enseguida (y otras muchas que sugieran las circunstancias de cada caso):

1. He concebido ciertos tipos de puentes muy ligeros y sólidos y muy fáciles de transportar, ya sea para perseguir al enemigo o, si ocurre, escapar de él; así como también otros, seguros y capaces de resistir el fuego de la batalla y que puedan ser cómodamente montados y desmontados. Y procedimientos para incendiar y destruir los del contrario.

2. Sé cómo extraer el agua de los fosos, en el sitio de una plaza, y construir puentes, catapultas, escalas de asalto e infinitos instrumentos aptos para tales expediciones.

3. Si la altura de los terraplenes y las condiciones naturales del lugar hicieran imposibles en el asedio de una plaza el empleo de bombardas, yo sé cómo puede arruinarse la más dura roca o cualquier otra defensa que no tenga sus fundaciones sobre la piedra.

4. Conozco, además, una clase de bombardas de cómodo y fácil transporte y que pueden lanzar una tempestad de menudas piedras, es tanto que el humo que producen infunde espanto y causa gran daño al enemigo.

5. En los combates navales, dispongo de aparatos muy propios para la ofensiva y la defensiva, y de navíos capaces de resistir el fuego de las más grandes bombardas, pólvora y vapores.

6. También he ideado modos de llegar a un (¿punto?) preindicado a través de excavaciones y por caminos desviados y secretos, sin ningún estrépito y aun teniendo que pasar por debajo de fosos o de algún río.

7. Ítem, construiré carros cubiertos y seguros contra todo ataque, los cuales, penetrando en las filas enemigas, cargados de piezas de artillería, desafiarán cualquier resistencia. Y en pos de estos carros podrá avanzar la infantería ilesa y sin ningún impedimento. 8. En caso de necesidad, haré bombardas, morteros y otras máquinas de fuego, bellísimas y útiles formas, fuera del uso común. 9. Donde fallase la aplicación de las bombardas, las reemplazaré con catapultas, balistas, trabucos y otros instrumentos de admirable eficacia, nunca usados hasta ahora. En resumen, según la variedad de los casos, sabré inventar infinitos medios de ataque o defensa. 10. En tiempo de paz, creo poder muy bien parangonarme con cualquier otro en materia de arquitectura, en proyectos de edificios, públicos o privados, y en la conducción de aguas de un lugar a otro. Ítem, ejecutaré esculturas en mármol, bronce y arcilla, y todo lo que pueda hacerse en pintura, sin temer la comparación con otro artista, sea quien fuere. Y, en fin, podrá emprenderse la ejecución en bronce de mi modelo de caballo que, así realizado, será gloria inmortal y honor eterno de la feliz memoria de vuestro Señor padre y de la casa de Sforza. Y si alguna de las cosas antedichas parecieran imposibles e infactibles, me ofrezco de buena gana a experimentarlas en vuestro parque, o en el lugar que más agrade a Vuestra Excelencia, a quien humildemente me recomiendo. Leonardo Da Vinci. Florentino." Después de estos párrafos de puro marketing personal destacaremos lo siguiente: • Leonardo buscaba empleo y sabía para QUIEN quería trabajar: Ludovico Sforza. • Leonardo sabía DÓNDE quería trabajar: Milán. • Leonardo se había informado lo suficiente como para saber que QUERÍA/NECESITABA aquel para el cual quería trabajar: necesidades bélicas. • Leonardo dominaba como nadie el arte de la psicología. Desprecia a la competencia de una manera elegante y a la vez se muestra “IMPRESCINDIBLE”. • Leonardo utiliza durante toda la carta la comunicación PERSUASIVA.

• Leonardo no tenía en cuenta la opinión de terceros. Quería el trabajo. Y lo pretendía aun poniendo al servicio de la guerra su inteligencia lejos del arte y de las letras. Hoy lo llamaríamos “SACRIFICIO”.

• Leonardo CONSIGUIÓ el trabajo.

Cualquier lector puede interpretar que NO es un curriculum al uso. Pero pensemos por un momento en un curriculum.

Pensemos en el CONTENIDO y no en la FORMA.

Al fin y al cabo, un curriculum es la manera mas rápida y eficaz de demostrar (“on line” o mediante papel) lo que uno sabe hacer y cómo se ha preparado para ello.

La única diferencia es que Leonardo no te dice lo que ha hecho y de que forma lo ha hecho (la única referencia al a pintura es muy breve). Te vende lo que puede hacer y cómo lo puede hacer, incluso, casi exigiendo que le den la oportunidad de demostrar que no todo es palabra. Me parece brillante la idea de ir un paso mas allá y demostrar a cualquier empresa en la que estemos pensando ir a entregar un curriculum lo que somos capaces de hacer por ella y de qué manera.

Quizá es lo que marque la diferencia.

Quizás, como TÚ, haya decenas de personas que tengan una formación similar a la tuya, con estudios inferiores, del mismo nivel, e incluso superiores a los tuyos.

¿Qué puede marcar la diferencia?

Lo que estés dispuesto a HACER. los SACRIFICIOS y RIEGOS que estés dispuesto a asumir. Leonardo lo hizo, y a pesar de que al final, no llegó ni ha realizar la mitad de lo que sugirió a Ludovico, fue contratado, fue probado, cumplió con creces y pasó a la historia.

Una decisión, un sacrificio, un riesgo, puede decantar la balanza a TU favor.

Más informacion en: http://www.planetadelibros.com/tienes-talento-libro-91983.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario