25 de agosto de 2012

La historia de la aspirina

La aspirina es un analgésico para el dolor que desde 1928, Johann Bucher, profesor de la Universidad de Münich, descubrió que la corteza del árbol sauce producía una sustancia llamada salicina.

Felix Hoffmann

Años después, en 1830, el farmacéutico francés llamado Henri Leroux, logró con mejores  procedimientos extraer esta sustancia del sauce. 8 años más tarde, en 1838, el italiano Raffaele Piria, al purificarla más, la llamó ácido salicílico.

En el año 1853, Charles Fréderic Gerhardt sintetizó esta sustancia llamada ácido salicílico, pero este contenía demasiados efectos secundarios e impurezas. 6 años más tarde, Hermann Kolbe convirtió esta sustancia en forma de sal, en polvo. Pero este polvo seguía con las impurezas del avance de Gerhardt.

En 1897, el químico alemán Felix Hoffmann, que trabajaba en los Laboratorios Bayer, logró sintetizar este ácido salicílico con gran pureza. Descubrió este analgésico cuando buscaba un remedio para la artritis reumatoide de su padre. Hoffmann le puso el nombre de “aspirina” bajo la protección  de Laboratorios Bayer.

El 7 de diciembre de 1899 el señor Heinrich Dresder logró comercializar la aspirina con el apoyo de Bayer.

Las virtudes de la corteza de sauce contra el dolor, sin embargo, ya eran conocidas por diferentes culturas, desde la Grecia clásica hasta los indios de Norteamérica. Hipócrates recetaba hace 24 siglos la corteza de sauce en infusión, de extracto o como producto de cocción para aliviar la fiebre y el dolor.  

En 1971, el británico John Vaine descubre que las propiedades antiinflamatorias de la aspirina se deben a su capacidad para bloquear en el organismo humano la producción de unas sustancias llamadas prostaglandinas por lo que recibe el Premio Nobel en 1982. 

La aspirina en cifras

- Cada español consume una media de 17 aspirinas al año; en total, unos 650 millones de comprimidos según datos de 1999. 

- Desde 1899, cuando comenzó a producirse la aspirina se han fabricado 350 billones de comprimidos.

- Anualmente se producen en todo el mundo más de 50.000 toneladas de ácido acetilsalicílico. 

¿Por qué la aspirina se llama aspirina?

Para comercializar el nuevo medicamento, Bayer eligió el nombre de Aspirin: A por acetil, spir, por las plantas Spiracea de las que se obtenía originalmente, e in porque en esas fechas era habitual esa terminación en las marcas de los medicamentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario