23 de agosto de 2012

El calendario pagano

Januarius es el mes dedicado a JANO. A él se dedican todas la mañanas (Janus matutinus) y el inicio de los meses (CALENDAS). Este mes le pertenece por ser en el que se inicia la prolongación de los días. Jano es uno de los dioses más antiguos del panteón romano y se le representa con dos caras: una que mira hacia delante y otra que mira hacia atrás. Sus leyendas están ligadas a los orígenes de la ciudad de Roma. Él reinó durante la Edad de Oro, que se caracterizaba por la bondad de los hombres y la abundancia de todos los bienes. Después de su muerte, Jano fue divinizado. Él fue el primero en inventar naves que hacían el recorrido desde Italia hasta Tesalia, así como la moneda, que por eso lleva dos caras. 
 
Jano es también el dios de las puertas. El que abre (patulcius) y el que cierra (clusivius). Su lugar de culto se situaba en una de las colinas romanas que por él recibió el nombre de Janículum y sobre la cual el rey Anco Marcio construyó una fortificación cuyo fin era el de proteger el puerto sobre el Tíber y el camino de los mercaderes hacia Etruria.

Februarius es el mes de las purificaciones y recibe su nombre de la diosa FEBRUA, madre de Marte, así como de Febrio o Plutón, nombre latino del Hades griego, el raptor de Perséfone. El mes de febrero es un mes de fuegos ceremoniales para ahuyentar los malos espíritus de las cosechas y los ganados, así como de los que aquejan a la salud. Estos genios malignos han sido identificados con los gigantes.
En general, en el mes de febrero se celebran festivales ígnicos en los que se queman efigies de los enemigos o de todo aquello que supone un mal para nosotros. Los celtas celebran una de sus fiestas principales con este propósito. También febrero es considerado un mes de purificaciones por constituir el momento en que los futuros iniciados en los misterios de Eleusis comienzan su periodo de recogimiento y preparación, en los pequeños misterios, a fin de poder participar en septiembre de los Grandes Misterios.

Antes de establecerse el calendario juliano, marzo era el primer mes del año, dedicado a la Diosa Madre, que recibía diversos nombres según los lugares en que se le invocara. Era también el mes de las mujeres.
El nombre de marzo deriva de la consagración que de este mes hicieron los romanos a MARTE. Ovidio nos dice así en sus "Fastos": "No obstante, las generaciones primitivas honraron a Marte más que a todos los otros dioses. Con ello este pueblo belicoso había seguido sus inclinaciones naturales. Los hijos de Cécrops (atenienses) veneran a Palas Atenea; la minoica Creta, a Diana; el país de Hipsilia, a Vulcano; Esparta y la pelópida Micenas, a Juno; la región de Menelao, a Fauno (Pan). El Lacio debía ser quien venerase a Marte, porque éste preside los combates: los combates eran los que proporcionaban a este pueblo feroz el poder y la gloria."
Sin embargo, las fiestas de marzo, para la mayoría de los pueblos, están dedicadas a la resurrección cíclica de la Primavera; una resurrección que ha sido precedida y anunciada por la muerte del grano, de la simiente, del espíritu de la vegetación encarnado generalmente en el hijo de la Gran Madre; Attis, Dionisos, Osiris...

Mes dedicado a la diosa AFRODITA (Venus). Este mes recibe el nombre de "Aphrilis", que significa espuma, porque de la espuma fue procreada Venus, la diosa de los amores, a quien están consagrados el toro y el mirto.
Los amores son tres: Eros, "el amor", hijo de Venus y Mercurio; Anteros, "el amor recíproco", hijo de Venus y Marte; y Desiré, "el deseo", hija de Venus y Pan. "Es Ella quien ha dado vida a todos los dioses; la que está en el origen de las cosechas y los árboles; quien llevó a los hombres de rudos espíritus a vivir en sociedad y los enseñó a unirse cada cual con su pareja". (Ovidio).

Mayo. La etimología del nombre de este mes no está muy clara. Según unos autores fue Rómulo el que dedicó este mes a los mayores -maior-, que son los destinados al consejo de la ciudad, mientras que el siguiente mes de junio lo consagró a los jóvenes -junior-, que constituyen la otra parte de la población, apta para los deportes y los juegos.
Otros opinan que el nombre de este mes se debe a que está dedicado a la diosa MAYA, de la cual existen dos versiones: la griega y la romana. Según la primera, Maya es hija de Atlante y madre de Hermes. En este mes los mercaderes ofrecen sacrificios a la madre y al hijo, dios protector del gremio.
La interpretación romana nos dice que Maya era esposa de Vulcano, dios del fuego y los sacerdotes de este último veneraban a la diosa en las calendas de mayo.
Este mes se inicia con la fiesta celta de Beltane, con la que se reinicia el trabajo en la tierra. Para los pueblos mediterráneos es el mes en el que se exalta la floración de los campos en auténticos festivales de fecundidad. Se celebra también en este mes la festividad de Europa.

Junio es el sexto mes y es llamado así por estar dedicado a los jóvenes, -junior-.
Según otra versión, este mes recibe su nombre de la diosa JUNO, hermana y esposa del dios Júpiter, ya que en las calendas de este mes fue edificado en Roma el templo en el que se ofrecían sacrificios y ofrendas a esta diosa.
Otra interpretación es que fue llamado así en memoria de Junio Bruto, el cual, en tiempos de Tarquino el Soberbio, fue expulsado del reino hasta que, vencido el tirano, fue proclamado en calendas primer cónsul de Roma por aclamación del pueblo y los senadores. Públicamente, y en nombre de la libertad, sacrificó en el Monte Celio en honor de la diosa Carna, considerada por los romanos como creadora de la vida humana.
El mes de junio no tiene excesivas fiestas, ya que el tiempo de siembra ha pasado y aún no es llegada la época de la siega o de la vendimia, pero un acontecimiento importante sucede en los cielos: el solsticio de verano o segunda puerta solsticial de Jano. Esta noche, conocida actualmente como de San Juan, todos los pueblos estallan en fiestas.

Como era el quinto mes en el antiguo calendario lunar de Rómulo, el mes de julio recibía el nombre de Quintilis. Desde Numa Pompilio fue denominado Septeno, hasta que Marco Antonio, cónsul romano, le dio el nombre de Julio en honor y reverencia de Julio César, que por entonces era dictador perpetuo, en recuerdo de que el emperador había nacido el undécimo día de este mes.
Julio es el mes consagrado a Atenea, la diosa guerrera cuyos atributos son la lanza, el escudo y la égida, pero a la vez diosa de la Razón y de la Filosofía. Consiguió el patronazgo de Atenas por haber introducido en el Ática el olivo y la industria del aceite. Construyó la mayor nave conocida hasta entonces, Argos, que condujo a los argonautas hasta Cólquide en busca del "Vellocino de oro". Atenea es protectora de las ciudades y en Troya se la veneraba especialmente en la forma de un idolillo antiquísimo llamado Paladio, por lo que Ulises tuvo que robar dicha imagen para conseguir tomar la ciudad, que por la protección de Atenea era inexpugnable.
Atenea, virgen, es conocida como "la diosa de los ojos garzos" y en su honor se celebran en este mes las fiestas Panateneas.

En este mes, Marco Antonio y Cleopatra fueron vencidos por Octavio César, acabando todas las guerras civiles entre los romanos. Octavio entonces obtuvo la monarquía del mundo, que lo sojuzgó enteramente al Imperio de Roma.
Fue en este mes cuando Octavio entró triunfador en la capital del Imperio y por estatuto público le fue añadido el sobrenombre de Augusto, apelativo que tomaron todos los emperadores posteriores. Agosto, pues, deriva de Augusto.
El inicio de este mes rompe con una gran festividad céltica: la Lugnasad o fiesta de Lugm hijo de la diosa Don, fundador de ciudades como London, Lyon o Lugo, y que más tarde se encarnará en el personaje medieval de Lancelot.
Igualmente está dedicado este mes a la diosa Diana o Artemisa, protectora de las amazonas, y más tarde, de las brujas.

Es el séptimo mes en la cuenta de Rómulo, de ahí su nombre de septiembre.
Germánico, hijo de Claudio Nerón, le puso su nombre, pero éste no perduró más que hasta los tiempos de Domiciano, que recuperó para el mes su segundo nombre.
Es el mes dedicado a la iniciación en los poderes y la sabiduría otorgados por Deméter, rituales que van muy uinidos al culto a Dionisos, dios-vino, al que se celebra en la vendimia propia de este mes.
Homero escribe que la vendimia comporta danzas y la recitación de un "hermoso lamento" en el que se cantan los sufrimientos y la muerte del dios del racimo.

Según el calendario antiguo, se trata del octavo mes. Su nombre fue cambiado por el de Domiciano, que pasó a la historia como cruel tirano, circunstancia que provocó el que se borrara totalmente su memoria de monumentos públicos y monedas acuñadas con su efigie, así como el nombre del mes que se había autodedicado, que recuperó el dado por Rómulo: Octubre.
Es el mes dedicado a las grandes fiestas de las Tesmoforias en honor de Deméter como madre dolorosa que ha perdido a su hija Perséfone.
También se dedica ese mes a la confraternización de los clanes y a los niños y jóvenes de la familia.

Noviembre recibe su nombre por ocupar el noveno lugar del calendario de Rómulo, es decir, del antiguo calendario lunar en el que Marzo era el primer mes del año.
Sin embargo, el inicio de este mes supone para los celtas el momento cumbre de renovación, el Día Santo en el que todas las cosas son nuevas; el origen de un ciclo marcado por lo sagrado, que no finalizará hasta el mes de Mayo con la vuelta al trabajo material.
También en este mes, marcado por la entrada del Sol en la constelación de Escorpio, se produce un ciclo de renovación en el calendario egipcio con la muerte y resurrección de Osiris, tras la cual comenzará el nuevo año, tan ligado a las vicisitudes del Nilo.

Recibe su nombre por ser el décimo mes en el antiguo calendario romano. En el cómputo copto de la cuenta egipcia, constituye el primer mes del año.
En el mes de Diciembre tienen lugar las fiestas más explosivas y transgresoras del calendario romano, las Saturnales, en conmemoración de aquel tiempo mítico de la bucólica Edad de Oro en la que reinaba Saturno.
Es también el mes del solsticio de invierno, el tiempo cósmico que señala el nacimiento de los dioses solares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario