12 de julio de 2012

Orientación vocacional: ¿qué pueden hacer los padres?

A finales del bachillerato Álvaro decidió que iba a estudiar ciencia política en la universidad. Le interesaba actuar en una ONG o en diplomacia. Pero ignoraba que iba a tener un duro opositor dentro de su propia casa: su padre. Conflictos como el que le sucedió a Alvaro hace cinco años son muy frecuentes: tienen que ver con las excesivas expectativas y el limitado conocimiento de algunos padres acerca de las potencialidades y habilidades de su prole. En situaciones como ésta conviene buscar ayuda de expertos en la orientación profesional.



A fin de evitar esos “choques de intereses” hace falta crear un ambiente de comprensión y diálogo. “Principalmente porque varios estudios indican que los padres son las primeras personas a quien recurren los chicos cuando necesitan consejos sobre su futuro profesional”, ha afirmado María José Rodríguez, coordinadora de e-learning del Centro de Supercomputación de Galicia (Cesga), que participó del desarrollo del Proyecto Parents, una plataforma de e-learning que orienta a los padres a ser mejores consejeros profesionales para sus hijos.
Según las directrices del Proyecto Parents, los padres deben tener una formación específica para identificar los puntos fuertes y débiles de sus hijos, además de abastecerse de mucha información sobre el mundo laboral antes de emitir cualquier opinión. “De lo contrario se producirá una situación de estrés para los estudiantes”, ha evaluado María José.
“Si los padres sólo actúan movidos por estereotipos sociales o de género, es fácil que se equivoquen. La libertad de los jóvenes adultos es la clave”, ha añadido la catedrática de orientación profesional de la Universidad de Barcelona, Luisa Rodríguez.
Álvaro Ferrer, de 23 años, logró resolver el conflicto con su padre tras demostrar que estaba feliz con la carrera elegida en la Universidad de Murcia. “Una vez que empecé a estudiar y le mostré que mi rendimiento no era malo mi padre se tranquilizó. Él que quería que yo hubiera estudiado derecho, ya que un abogado o un notario cobran mucho”, ha dicho riendo este universitario que actualmente es el presidente de la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (Canae).
Sin embargo, a veces el estudiante tiene tantas dudas al salir del bachillerato o de la FP que sus deseos profesionales no siempre pueden ser la mejor opción. En opinión de Luisa Rodríguez, “las preferencias de los hijos deben estar previamente fundamentadas por los tutores u orientadores escolares”, ya que algunas veces los estudiantes simplemente están influidos por modas u opiniones de amigos.
“Los padres también están dotados de autoridad para convencer, con el diálogo, a sus hijos. Pero muchas veces la familia necesita ser previamente orientada para no caer en estereotipos o utopías. La familia  debe escuchar los argumentos dubitativos, registrarlos con respeto y recoger datos acerca de carreras al alcance en aquella región, cultura o sociedad”, argumentó la catedrática.

Mi carrera no me gusta, ¿qué debo hacer?

Cuando el problema no es la elección de la carrera universitaria, sino la frustración generada porque esta misma carrera no satisface el estudiante, los padres también se deben hacer presentes como orientadores. Pero quizá también deban incentivar el universitario a buscar ayuda externa, defiende Luisa Rodríguez.
“Muchas personas se matriculan en una carrera por rutina, porque sus familias creen que en los estudios universitarios está el porvenir exitoso de sus hijos o porque no encuentran trabajo. Por eso los servicios de orientación, en realidad, son preventivos y ahorran mucho dinero al erario”, explica.
De acuerdo con la catedrática de la UB, lo importante es reflexionar si el cambio vale la pena, analizando los logros y fracasos que se haya tenido. El estudiante de ingeniería informática Damián Novoa Gómez, 20 años, por ejemplo, tuvo algunas decepciones en el primer curso. Pero nunca ha pensado abandonar la carrera en la Universidad Politécnica de Madrid, aunque algunos compañeros de clase lo hayan hecho.
“El primer curso fue bastante teórico, diferente de lo que yo había visto en la FP, que era muy práctica y me gustaba. Pero no me arrepiento y quiero seguir”, ha dicho el joven, que contó con el apoyo de sus padres desde el principio. “Ellos siempre me han dicho que hiciera lo que me gustaba, sin embargo me hablaban de la importancia de elegir una profesión de futuro. Como me gusta la informática y tiene mucha salida, todos estamos felices.”
Más orientación online
Las comunidades autónomas y los institutos ofrecen servicios de orientación profesional capaces de acabar con las dudas de los estudiantes. Pero si se prefiere empezar a buscar ayuda por internet, listamos tres sitios web, una plataforma online y un libro que serán útiles a padres y estudiantes en apuros:
Educaweb. Página creada por la psicóloga y orientadora Montserrat Oliveras que ofrece información sobre cursos de FP, grados y másteres en toda España. Pero se distingue por su servicio telefónico de orientación académica y profesional, que funciona de lunes a viernes.
Orienta Universia. El portal universitario del Grupo Santander tiene un hotsite específico para la orientación profesional y vocacional. Está divido en cuatro secciones: selectividad, test de orientación, listado de universidades y buscador de universidades y titulaciones.
Fundación Escuela Empresa. Mantiene una página específica para los jóvenes estudiantes y titulados. Asimismo dispone de un programa de primer empleo tanto para estudiantes como para recién titulados, además de una guía de empresas que ofrecen empleo, estudios e informes sobre el mercado laboral en España.
Proyecto Parents. Una plataforma de e-learning desarrollada en siete países europeos que enseña a los padres a ser orientadores vocacionales de sus hijos desde niños, además de formar a otros padres. Empresas de formación, consejeros de colegios, investigadores universitarios y empresas también forman parte del público de este proyecto.
Estudios universitarios, proyecto profesional y mundo del trabajo: cómo tender puentes entre la Universidad y la vida activa. Un libro elaborado por profesores de la Universidad de Barcelona que busca contestar algunas de las cuestiones que más preocupan los estudiantes, como la transición hacia el mundo universitario y la gestión de las propias salidas laborales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario