17 de junio de 2012

Recreación de la máquina de guerra de Leonardo da Vinci: el primer tanque

“Estos tomarían el lugar de los elefantes en el campo de batalla. Se pueden inclinar. Se puede estar dentro de ellos para desparramar terror en los caballos enemigos, y se pueden poner carabineros dentro para romper las formaciones enemigas”. 


Así describe Leonardo su visionaria maquinaria de guerra, y no era para menos ya que en el período que comenzaba a idear sus artefactos bélicos su ciudad adoptiva, Milán, se encontraría en guerra contra los franceses, contra otras ciudades italianas -especialmente Venecia-, los alemanes, los austríacos, los suizos, los otomanos y los húngaros… entre otros. Preocupado por esto nuestro genio Renacentista no solo diseñó la Condotta, una formación de unidades especializados en distintas tareas y funcionales unas a otras. Sino que además pensó en herramientas tales como armas de fuego rápido y hasta ataques aéreos. De hecho su idea de ejército ideal era muy parecida a los ejércitos actuales, donde un grupo de unidades extremadamente diferentes y con distintas aplicaciones se conjugaban entre sí para causar el mayor daño posible al enemigo. Sin embargo, de todos estas ideas, serían los tanques uno de sus prototipos más visionarios y desarrollados.

Una de estas unidades especificas era justamente algo muy parecido a lo que hoy en día denominamos como “tanque de guerra”. El objetivo de éstos, como él mismo lo mencionó, era reemplazar el papel del elefante -el elefante se utilizaba como base para arqueros y jabalineros-. En estos aparatos se introducirían varios arqueros los cuales dispararían desde su fortaleza móvil y cuyo objetivo sería no el de destruir al enemigo por sí mismos sino crear el caos entre sus líneas desestabilizando las formaciones. Así mismo, como los tanques de hoy en día, podrían ser utilizados como cobertura por las tropas enemigas que marcharían tras éstos. Para molerlo se emplearían varios hombres los cuales, utilizando un complejo mecanismo de palancas, lograrían hacer girar las ruedas a gran velocidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario