25 de mayo de 2012

¿Te preocupa la crisis?

Una encuesta de Unicef España preguntó a 6.000 niños de entre 11 y 14 años si están satisfechos con su vida. El resultado es esperanzador: la mayoría son optimistas con el futuro y se sienten felices. Sin embargo, un 45% de ellos se preocupan por el dinero de su familia y muchos se sienten culpables por la mala situación financiera de su casa.


“Nos afecta a nuestro ritmo de vida cotidiana: menos profesores, menos excursiones, obras sin terminar”, dice un niño de Alcobendas que forma parte en el Parlamento Infantil On-line de España. “En los institutos y colegios de Segovia se ha reducido el presupuesto para calefacción, ¡pasamos frío!”, lamenta un compañero suyo.  “Los padres que trabajan están estresados porque trabajan más y los parados porque no tienen trabajo y se desesperan”, observa otro mini parlamentario de Segovia.

La madurez con que estos niños de entre 8 y 15 años ven la crisis es una de las sorpresas que surgen con dos nuevos informes de Unicef España. Al consultar a los 19 miembros del Parlamento Infantil, en marzo de este año, la entidad de las Naciones Unidas percibió que muchos niños se sienten culpables de la situación creada por la crisis en su hogar.

Eso significa que los niños no son indiferentes a la crisis económica en España ni mucho menos. “Es evidente: lo que pasa a las familias se filtra a los niños, y aunque la forma en que se filtra es distinta en cada hogar, sí hay elementos que son generalizables”, concluye el informe de Unicef. 

Lo más preocupante es comprobar que los niños asisten al derrumbe social y moral de sus padres, quienes se encuentran inmersos en los avatares de una crisis que no pueden controlar, víctimas del desempleo y la expulsión de la sociedad productiva, agobiados por las deudas y sin saber como salir, ni como avizorar un futuro, sin medir que preocupados por construir el futuro de sus hijos los están matando en el presente..

Para los niños el soporte de sus padres es fundamental, ya que ellos siempre han sido su ejemplo y su referencia, por lo que ver a sus padres endebles y temerosos, les provoca reacciones de desamparo, inseguridad y temor. Fuente: La Información Foto: Dorothea Lange

No hay comentarios:

Publicar un comentario