8 de enero de 2012

Breve historia de la China

En este inmenso país conviven 56 nacionalidades reconocidas oficialmente, la más numerosa es la de los ban, 1.040 millones de personas en 1994.

La historia de China comienza hace 5000 años en la cuenca del Huangbe (río amarillo), y se consolida como estado entre el 221 y 206 antes de nuestra era. Con este estado nace también la escritura en ideogramas que perdura hasta hoy.


Con China nos sucede como con la India, no podemos pasar por ella sin nombrar a K'ung Fu-Tzu, para nosotros, Confucio (531 al 479 a.de e.) autor de un sistema ético basado en la responsabilidad social del individuo, apoyado por la familia y el respeto a la sabiduría de las generaciones pasadas. Resumiendo mucho, podríamos decir que su enseñanza consistía en difundir una forma de vida basada en la bondad, la honradez, el decoro, la sabiduría y fidelidad.

Estaba convencido de la igualdad entre los hombres (parece que de las mujeres no tenía muy buen concepto) y de la necesidad de relativizar las relaciones de poder, tanto en los estamentos políticos, como en los religiosos. No le gustaban los dogmas.

Fue un educador vocacional, aunque no tuvo visión para valorar esa tarea. Más preocupado por poder ejercer un cargo de responsabilidad política, le llegó la oportunidad al ser nombrado gobernador de Tchan-Fu y después ministro de justicia de la localidad de Lu 8actual Shang-Ton), y aunque obtuvo resultados de acuerdo a sus ideas, su falta de astucia política, y su incapacidad para el engaño, le ocasionaron el destierro. Murió pensando que había fracasado.

Durante los siguientes siglos la historia de China se desarrolla en relación a sí misma y no es hasta el siglo XV cuando los portugueses entraron en contacto con el imperio Chino. Para Europa, comerciar con Oriente era muy importante, pues tanto las especias, como las telas y las manufacturas orientales eran muy apreciadas por la aristocracia y la palpitante burguesía europea. por ello se realizaron incontables esfuerzos diplomáticos para establecer puentes que se dificultaban por el convencimiento de los soberanos chinos en que Europa no tenía nada que pudiera interesarles. Fueron entonces los ingleses quienes encontraron el talón de Aquiles de los chinos al ofrecerles el opio de la India.

El consumo de opio que era libre, creció. hasta que el monarca chino prohibió u comercialización lo que llevó a que Gran Bretaña lo acusara de poner cortapisas al "libre comercio" y se desatara una guerra que duró desde 1839 a 1842. La tecnología venció a la tradición en la llamada I guerra del Opio y el ejército imperial chino sucumbió. las condiciones impuestas por los vencedores fueron: bajos aranceles aduaneros, cinco puertos para la entrada de productos británicos y la soberanía sobre Hong Kong.

Después de esta derrota, continuó el derrumbe moral de la sociedad china, muy afectada por la droga, y con las arcas del estado vacías, se sucedían los conflictos. En esta situación Japón, antiguo estado dependiente, invadió Corea y Taiwán en 1895.

El siglo XX ha sido para China un periodo de tensiones internas y contradicciones.La inoperancia de la monarquía, la corrupción de los jefes locales, trajeron la república en 1911. Cuando los comunistas llegan al gobierno tras una guerra civil, su primera medida fue realizar una profunda reforma agraria, pasando la propiedad de la tierra al estado. Buscando nuevos caminos se lanzó una campaña de debate abierto para que la ciudadanía propusiera alternativas. Lo que recibieron fueron duras críticas a la falta de democracia, que acallaron con una campaña represiva.

la política dogmática de Mao-Tsé-Tung, primer presidente de la república comunista, provocó una de las mayores catástrofes humanas de la historia, datos oficiales hablan de 20 millones de muertos de hambre entre 11959 y 1961, el reconocimiento de sus errores lo llevó a abandonar la presidencia de la república, aunque mantuvo la del partido.

La actualidad de este país es controvertida, mantiene un régimen totalitario, basado en la represión, pero abre sus puertas al comercio con Occidente, ofreciéndole no solo intercambio sino también zonas francas para el establecimiento de sus empresas, incentivos fiscales y mano de obra barata. Las rutas recorridas por Mao (la Gran marcha, 1934) se venden como paquete turístico, siendo un fenómeno similar al de las peregrinaciones a centros de culto religioso en Occidente. Fuente: C. Ibarlucea Paredes. Para saber algo sobre la lengua china consulta PROEL

No hay comentarios:

Publicar un comentario